sábado, 15 de junio de 2019

PROMOCION MEDIANTE CAPACITACION DEL EQUIPO DE SALUD MATERNOINFANTIL


LACTANCIA MATERNA. PROMOCIÓN MEDIANTE CAPACITACIÓN DEL EQUIPO DE SALUD MATERNO INFANTIL
Mario Gutiérrez Leyton y Amanda GalIi
Introducción
Hoy más que nunca el investigador en ciencias de la salud tiene el compromiso ineludible de comunicar sus hallazgos a sus pares. La interacción en la esfera científica evita duplicación de esfuerzos, de errores en el diseño de la investigación misma y, naturalmente, ahorra tiempo y recursos, sobre todo en cuanto a proyectos de largo plazo, o sea, los de tres o más años de duración. Se ha dicho que “el aumento de la interacción [entre investigadores] propicia nuevas perspectivas sobre viejos problemas, amplía el equipo de instrumentos analíticos disponibles y promueve el dialogo. Igualmente, permite el aprendizaje a través de la comparación y el contraste, ayuda en el proceso de acumulación del conocimiento y facilita la crítica, y sirve como fuente de motivación profesional para los investigadores” (1). Tal es el propósito de este artículo. Durante un trienio (1980 a 1982) se realizó en Panamá una investigación sobre promoción de la lactancia materna a través de la capacitación del equipo de salud materno infantil (2). Los problemas del manejo operativo que se han ido suscitando en la marcha del trabajo, así como las soluciones que se han ido encontrando, constituyen un cúmulo de experiencias que merecen ser transmitidas. Si bien se ha trabajado en un contexto sociocultural de características propias como es el panameño, se considera que los logros son válidos para la mayoría de los países latinoamericanos.
 Proyecto de promoción de la lactancia materna
Propósitos
La pérdida paulatina del hábito de la lactancia natural durante la segunda mitad del siglo XX en todo el mundo, constituye un hecho biosocial de proyecciones incalculables para el futuro de la humanidad (3, 4). América Latina no escapa a esta modalidad; los pueblos iberoamericanos copian, en este sentido, los patrones de los países desarrollados. Durante el decenio de 1970, tanto los investigadores como las autoridades de salud, nacionales e internacionales, comprendieron que debía medirse la prevalencia y la duración de la lactancia natural en grupos de población de distinto nivel socioeconómico (5 10). Se despertó un interés inusitado por detener en cierto modo la tendencia a abandonar la práctica de la lactancia materna, a través de diferentes enfoques multisectoriales, en los que ya se reconocían la complejidad del fenómeno y las múltiples causas que contribuían a acrecentar la tendencia. La mayoría de las acciones emprendidas giraron en torno de la educación para la salud, que se había puesto en marcha en forma multidisciplinaria (11-15). El propósito del proyecto para la promoción de la alimentación al pecho, denominado Proyecto HLP (16), fue el de estimular cambios de actitudes con respecto a la lactancia natural en la población que asistía a los centros de salud; dicha población se preseleccionó de acuerdo con macrovariables ambientales y socioeconómicas. La hipótesis de trabajo se basó en que el cambio de actitud de los propios integrantes de los equipos de salud materno infantil en favor de la lactancia natural influiría en las convicciones de la población, sin poner en tela de juicio que la tendencia fuese realmente irreversible (17).
Se inició una etapa breve durante la cual se estableció el diagnóstico de base sobre la situación del hábito de la lactancia natural en la comunidad a la que pertenecían las madres que acudían a solicitar servicios a los equipos de salud materno infantil (ESMI). Después se puso en marcha un proceso basado en cursos de educación continua de dos años de duración. Al principio se impartió un curso intensivo de capacitación de 33 horas a los profesionales y al personal técnico y administrativo de cada equipo seleccionado (18). Cada seis meses se realizaban encuentros nacionales para evaluar los resultados de este programa de capacitación continua. A los 12 meses se efectuó un nuevo ciclo de enseñanza y aprendizaje, también de 33 horas, destinado a mantener un nivel satisfactorio de conocimientos de todos los equipos, y a repasar los fundamentos y la aplicación de técnicas de transmisión de la información a la comunidad. Paralelamente, cada equipo elaboró y llevó a cabo un subprograma de promoción de la lactancia natural, adaptado a la realidad de su comunidad. Concretamente, la dirección técnica regional se proponía:
1. Capacitar debidamente a los equipos de salud maternoinfantil con el fin de que se cumpliera con éxito el programa. Se estableció como prioridad que todos los miembros tomaran conciencia de la responsabilidad que asumían y que adoptaran una actitud unívoca. Una vez alcanzado este objetivo se tendió a mejorar la relación entre equipo y comunidad, sobre todo en cuanto a la relación entre médico y paciente. Como es natural, se dedicaron esfuerzos a fortalecer la confianza de las madres en los prestadores de servicios, para lo cual se estableció una interacción personalizada con el agente de salud. Además, se esperaba que los mismos trabajadores de salud se convencieran de que la educación para la salud representaba un proceso genuino de enseñanza-aprendizaje que reportaría beneficio mutuo.
2. Mejorar la calidad de la atención para lo cual se trató de erradicar los elementos de iatrogénesis detectados en el curso de los análisis iniciales del proyecto.
3. Extender la acción a la comunidad mediante una vinculación real y efectiva con el sector de educación. En ese sentido, la capacitación del profesorado constituyó una responsabilidad de cada equipo y un complemento indispensable capaz de influir en la historia natural del hábito de la lactancia materna (19), durante la enseñanza formal primaria y secundaria en el aula misma.
Bases para la ejecución del proyecto Una vez establecidos los objetivos se sentaron las bases sobre las que se habría de poner en marcha el programa.
Cada equipo de salud maternoinfantil debía generar los recursos adicionales necesarios para el subprograma, contando con el apoyo de la comunidad o de la institución a que pertenecía.
Debía tenerse en cuenta que se trataba de un programa formulado y aceptado por el sistema integral de salud, y por lo tanto su cumplimiento comprometía por igual al equipo y a la comunidad. La filosofía del proyecto consistió en no tomar como garantía de éxito el que se le diera artificialmente nuevas dimensiones, sino en que los trabajadores de salud del primer nivel comprendieran la efectividad del trabajo de equipo, contando con los recursos humanos y materiales habitualmente disponibles. En cuanto a la supervisión de las actividades, se reconoció que eran funciones inherentes a los niveles intermedios y nacionales del sector salud, que no debían delegarse.
 El nivel primario llevaba adelante las tareas a su cargo, en tanto que las autoridades sectoriales supervisaban la marcha, y periódicamente, evaluaban el cumplimiento de las metas establecidas. Dado que el subprograma estaba integrado al programa regular de salud materno infantil que, a su vez, era ejecutado por el centro de salud, se acordó que la supervisión de ambos la efectuasen los mismos funcionarios del nivel intermedio oficial.
Fuentes de información
 En la ciudad de Panamá, en noviembre de 1980, junio de 198 1 y enero de 1982 se efectuaron reuniones (denominadas encuentros) durante las cuales se analizaron los logros más inmediatos del proyecto de un período aproximado de seis meses. En este proceso de supervisión se identificaron los factores que habían entorpecido o estimulado la marcha de las actividades. Con estos datos se ratificó o rectificó la programación de cada equipo de salud, y se propusieron los ajustes apropiados. Se dio por entendido que la supervisión se haría en doble sentido, es decir, que fuera externa e interna; un agente de salud externo al grupo podía evaluar el desempeño del grupo, y el mismo grupo podía a la vez valorar su trabajo y rendimiento, y viceversa.
Por su parte, un miembro del equipo de la dirección regional del proyecto visitaba cada seis meses los centros de salud con objeto de promover y coordinar los encuentros nacionales de los equipos involucrados en la experiencia. (El proyecto regional estuvo a cargo de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, FLACSO, de Buenos Aires.)
Sobre la base de diversas fuentes de información como las consideraciones planteadas en los encuentros por los coordinadores locales, los informes de los grupos de trabajo sobre el desarrollo de las reuniones, las entrevistas informales mantenidas con los profesionales y técnicos de los centros, y la observación directa de las actividades en el sitio de trabajo, el supervisor de la FLACSO elaboraba su propio juicio.
Dinámica interna de los grupos de trabajo
 Al finalizar el curso inicial de capacitación de una semana, al que asistió solo una parte del personal de cada equipo, se consideró necesario que cada subgrupo replicara en su equipo el adiestramiento recibido; de esta manera se lograría que en un lapso razonablemente breve todos los integrantes tuvieran los mismos enfoques, conocieran los fundamentos del proyecto, así como los objetivos y modalidades de acción. Se constató que si el programa quedaba circunscrito solo al grupo que lo formulaba y lo ejecutaba mientras el resto del personal de la institución no compartía el espíritu del mismo, las actividades eran menos efectivas, a veces aisladas y en ocasiones parciales.
Se observó además que en grupos más numerosos se planteaban mayores dificultades y había menos rendimiento en las instituciones. En efecto, en centros de 60 a 100 trabajadores de salud era muy difícil establecer una comunicación fluida; no se podía, en poco tiempo, llegar a transmitir al equipo en servicio, la intención de determinado programa sin paralizar el funcionamiento de casi toda la institución. La eficiencia de la acción colectiva está sin duda vinculada al tamaño del grupo. Precisamente, para que funcione como un verdadero equipo, un grupo debe tener una masa crítica máxima, tal vez no superior a 25 personas. Cuando sobrepasa ese número la interacción espontánea se hace difícil, si no imposible. A medida que el grupo crece de tamaño, los elementos burocráticos estructurados se reafirman, al paso que los factores personales de comunicación y afecto se resienten.
El tipo de actividades que se llevan a cabo parece estar relacionado además con la “vida interna” del grupo dentro de la institución. En un equipo de salud materno infantil de tamaño excesivo ocurrió este fenómeno. Los participantes del primer curso de perfeccionamiento (casi 10 % del total) que llevaban claramente la consigna de transmitir a sus compañeros los conocimientos adquiridos y contagiarles su entusiasmo, fracasaron. Sin desearlo, se transformaron en un grupo selecto debido en parte al remozado enfoque sobre lactancia natural que adquirieron, y en parte a que las autoridades administrativas locales demostraron un reconocimiento especial y dieron jerarquía a la tarea de difusión dentro y fuera del establecimiento. Esta circunstancia convirtió al grupo en un tipo de meollo con respecto al grupo mayor e impidió la concreción de sus objetivos, que era establecer la comunicación “hacia adentro”. Como alternativa, la vinculación se estableció con el sector de educación, es decir, “hacia afuera”, lo cual demostró tener éxito. De hecho, se fomentó la lactancia natural en las escuelas primarias y secundarias periféricas al centro de salud, pero poco o nada se logró dentro del centro mismo, en especial en lo que se refería a la educación durante la consulta materna y al control del crecimiento del lactante.
En otro centro de salud, en el que hubieron numerosas pláticas de orientación de las madres como actividad de promoción de la lactancia natural, se suscitó también una resistencia al cambio en la práctica de los servicios. Durante las reuniones nacionales de los diferentes equipos se analizó el hecho de que a los miembros del centro les resultara más sencillo el trabajo en la comunidad -ya fuera con alumnos o maestros de escuelas o con madres que acuden a la consulta- que el tratar de modificar las actitudes de sus colegas. Esto merece destacarse porque en el proyecto se formuló como hipótesis que la modificación de las actitudes de los miembros del equipo de salud modificaría a su vez el comportamiento de la población respecto de la lactancia materna. La resistencia de los colegas aparece como principal obstáculo en los centros de salud urbanos y en los marginales; no así en los rurales, que cuentan con un número de trabajadores de salud mucho menor. En cuanto a nuevos niveles de supervisión en un programa de una institución ya estructurada se observó que deben respetarse las jerarquías establecidas.
La aparición de jefaturas paralelas genera conflictos. A una nueva autoridad destinada a controlar una función determinada se la considera como un invasor; surgen ciertos incidentes y malentendidos, y finalmente se paraliza la acción. Por otra parte, es absolutamente necesario que no hayan discrepancias entre quien está a cargo de la conducción de un grupo -el director del centro de salud- y los demás integrantes del grupo. Debe llegarse a un compromiso total o de lo contrario se produce una carencia de lo que se da en llamar la labor compartida. En la elaboración de programas ha de ponerse especial cuidado en no caer en la tentación de inventar o proponer actividades que deban llevarse a cabo en forma adicional a las tareas habituales. Resultan más eficaces las propuestas que tienden solo a introducir cambios en dichas tareas. Otro hecho significativo que se observó fue la evolución del entusiasmo de los grupos. Aquellos que iniciaron su labor imbuidos de un espíritu desbordante, al año de iniciado el programa se hallaban en la etapa de una redefinición de metas y de una búsqueda de identidad. En cambio, los equipos que al comienzo enfrentaron problemas de organización se sintieron más seguros y con metas claras y precisas. Claro está que ambas coyunturas son normales en la dinámica de los grupos de trabajo, y es casi imposible crear expectativas de logros perdurables (19-21). La búsqueda de metas claras, de procedimientos precisos, así como la definición de funciones, son una constante de la dinámica de grupos; en ocasiones implican un tiempo de maduración de varios meses. Con frecuencia se tropieza con estructuras organizativas muy frágiles, sobre todo en programas de largo plazo. Cuando existe una marcada tendencia a la rotación de personal, unida a la impredecible duración de las jefaturas de niveles intermedios (enfermeras) y niveles superiores (directores), se hace muy difícil asegurar una permanencia y una estabilidad en las actividades locales. Es necesario entonces que los objetivos se consoliden y se incorporen lo antes posible en la etapa de formación del personal de salud.
Capacitación en servicio
Una de las mayores limitaciones de los programas basados en la capacitación de los funcionarios en servicio es la manera compulsiva en que les llegan los conocimientos, como si estos fueran la única opción. En estas circunstancias resulta arduo crear una actitud crítica permanente y encontrar los medios necesarios para mantener actualizado al personal; es casi seguro que los cursos de capacitación no cambien la conducta del trabajador de salud y, al contrario, creen una resistencia al cambio. Pareciera que mientras más prestigio tiene la técnica que maneja el agente entre los usuarios, más difícil se le hace a aquel reconocer que la técnica es obsoleta y que es necesario reemplazarla. A veces, un cambio de actitud resulta más aparente que real o bien se transforma en una conducta ambivalente. Es frecuente observar que un mismo médico acepta la nueva práctica en el ámbito del equipo de salud pero sigue aplicando la antigua norma en su consultorio privado; vale decir, aquella que le dio prestigio y le resulta más cómoda. Esto se explica por el compromiso colectivo que contrae con el grupo, y la presión social que esto lleva implícito. Es aconsejable que los programas de capacitación en servicio vayan acompañados de reformas en las escuelas de ciencias de la salud. Así, se sumarían los esfuerzos, y el adiestramiento en servicio sería un complemento de la formación profesional.
Recomendaciones La experiencia que se obtuvo al poner en marcha el proyecto destinado al fomento de la lactancia natural en la comunidad panameña permite formular algunas recomendaciones:
0 Lograr el apoyo al programa, en el centro de salud, por parte de todo el personal, sea de nivel intermedio o de conducción, evitando la creación de grupos selectos
0 especialistas en lactancia materna. l Dar prioridad al objetivo consistente en cambiar la actitud del personal de plantilla de la institución.
0 Elaborar programas integrados a la actividad habitual del centro asistencial, siguiendo las mismas líneas de conducción institucional.
0 Analizar críticamente la inclusión en programa de actividades que se integren a las tareas habituales. l Tener en cuenta en el proceso de supervisión las distintas etapas por las que atraviesa un grupo en su dinámica de trabajo y brindar el apoyo correspondiente.
0 Aceptar como variable importante la idiosincracia cultural del personal de salud del país que imprime sus propias modalidades a cada proyecto a nivel nacional, y que son, en rigor, difíciles de modificar. En efecto, el proyecto debe adaptarse al país y no a la inversa. L
0         Seleccionar los coordinadores locales y nacionales que han de supervisar los avances del proyecto, teniendo en cuenta que ellos son el pilar del programa, y que lo conducirán al éxito o al fracaso.
0 Armonizar los objetivos del programa de capacitación en servicio con el plan de estudios del personal de salud, ya sea en las escuelas técnicas o universidades.
Resumen
 Durante tres años (1980 a 1982) se llevó a cabo en Panamá una investigación sobre promoción de la lactancia natural a través de la capacitación del equipo de salud materno infantil. Se partió de la base de que el cambio de actitud de los propios integrantes de los equipos de salud materno infantil en favor de la lactancia materna influiría en las convicciones de la población. En cada equipo seleccionado se implantó un proceso de educación continua, intercalado con cursos intensivos de capacitación. La supervisión de las actividades del proyecto estuvo a cargo de los niveles intermedios y nacionales del sector salud. Así, la orientación metodológica, la aplicación técnica y la evaluación del impacto de las actividades eran responsabilidad de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, de Buenos Aires, Argentina. La supervisión administrativa la realizó el Departamento Materno infantil del Ministerio de Salud de Panamá. Las experiencias obtenidas fueron consideradas extremadamente aleccionadoras. Por ejemplo, se llegó a la conclusión de que debía darse prioridad al objetivo de cambiar la actitud del personal de salud de la institución, quienes luego influirían naturalmente en las convicciones de la población. En el programa debían incluirse actividades que no fueran totalmente ajenas a las tareas habituales, sino aquellas que se integraran con fluidez a las que ya estaban en marcha. Por último, debía aceptarse que una variable importante que debía tenerse en cuenta era la idiosincracia cultural del personal de salud del país en el que funcionaría el proyecto; dicho personal imprime sus propias modalidades y son, en rigor, difíciles de modificar.



sábado, 25 de mayo de 2019

videos de campañas lactancia materna ARGENTINA


Hola a todos  desde hace varios años acopio videos de las campañas que con gran esfuerzo promovemos los que trabajamos en lactancia. Tiempo que la Dra Ageitos como presidenta de la SAP o como referente de UNICEF inicio por allá del 1992  y sirvió de semilla para continuar en la mejora continua a pesar de las crisis. 
Motiva a las autoridades a continuar haciendo campañas de  lactancia  audiovisuales para las salas de espera para  viralizar o con spot publicitarios en radios pideselo por twitter o internet.

Pide que envíen  msm con mensajes de lactancia  + control de embarazo para  protección de una población saludable para que podamos RESPETAR la decisión de una madre BIEN INFORMADA que no desee amamantar conociendo los riesgos de no hacerlo.

Gracias por compartir
@drapatrilac 
IBFAN ARG 


Campaña 1992 Consejo publicitario Argentino   Sociedad Argentina de Pediatria - pte Dra Ageitos

Campaña AMAMANTAR SALVA VIDAS UNICEF campañas anteriores - Dra ML Ageitos



Campaña AMAMANTAR SALVA VIDAS UNICEF



Campaña UNICEF lactancia  dos años o mas . Sra Natalia Oreiro


  
campaña pepsi UNICEF dia de la madre


Campaña SAP CORDOBA 



Campaña Qunita  lactancia materna 



campaña qunitas sueño seguro  lactancia



campañas ex ministerio de salud de la nacion Argentina

DERECOS


espacio amigo institucionales 
controles embarazada 
espacios amigos
 posiciones para amamantar



vuelta al trabajo

controles de embarazo


cuidado de prematuros 

domingo, 21 de abril de 2019

Guia de manejo lactancia materna - Colombia

GUIA de Manejo Lactancia - Colombia

LACTANCIA MATERNA
GUIA PRACTICA PARA SU MANEJO
GLORIA A. PARDO MARTÍNEZ
Nutricionista – Dietista
Universidad Nacional de Colombia
Coordinadora Distrital Plan De Apoyo a la
Lactancia Materna
Profesional Universitario
Secretaria Distrital de Salud
__________
HERNANDO MENDEZ MORALES
M.D. Pediatría
Universidad del Rosario
Director Centro de Capacitación en Lactancia Materna
Jefe Departamento de Pediatría
Hospital Occidente de Kennedy
Docente de Pediatría
Universidad del Rosario
Egresado del Centro de Entrenamiento
en Lactancia Materna
Wellstcrt (San Diego EE UU)
__________
BRUNHILDE GOETHE SÁNCHEZ
Licenciada en Enfermería
Universidad del Rosario
Escuela de Enfermeras Cruz Roja Colombiana
Especialista en Enfermería Perinatal
Universidad Nacional de Colombia
Docente
Universidad de la Sabana
__________
ALVARO E. LEON LARA
M.D. Gineco-obstetra
Universidad Industrial de Santander
Coordinador Comité de Apoyo a la Lactancia Materna
Gineco-obstetra
Hospital El Carmen
_______
MARTHA S. PEÑALOZA DE VELA
Licenciada en Enfermería
Universidad de Cartagena
Jefe Departamento de Enfermería (E)
Miembro del Comité de Apoyo a la Lactancia Materna
Hospital El Carmen
__________
RUTH M. FERNANDEZ MORRIS
Nutricionista – Dietista
Universidad Metropolitana de Barranquilla
Coordinadora Plan de Apoyo a la Lactancia Materna
Hospital Kennedy 29 P.N.A.

https://www.slideshare.net/MIGUELANGELMARQUEZ1/lactancia-materna-56308132
NIVEL I
1. FOMENTO DE LACTANCIA DURANTE EL PERÍODO PRENATAL
1.1 PRESENTACIÓN Y MOTIVACIÓN A LA MADRE
1.2 RECOMENDACIONES GENERALES DURANTE LA GESTACIÓN
1.3 NACIMIENTO Y PUERPERIO
1.3.1 Puerperio inmediato
1.3.2 Puerperio mediato
2. PROBLEMAS TEMPRANOS DE LA MADRE
2.1 SEBIS QUE GOTEAN
2.2 INGURGITACIÓN MAMARIA, CONGESTION O PLETORA
2.3 HIPERSENSIBILIDAD DE LOS PEZONES
2.4 FISURAS EN LOS PEZONES
2.5 PEZONES LARGOS
3. PROBLEMAS TEMPRANOS DEL NIÑO
3.1 OBSTRUCCIÓN DE LAS FOSAS NASALES
3.2 PROBLEMAS EN LA BOCA
3.3 CONFUSIÓN DE PEZONES
3.4 MAL AGARRE
NIVEL II
4. PROBLEMAS DE LA MADRE
4.1 MASA DOLOROSA DE LOS SENOS
4.1.1 Conducto obstruido
4.1.2 Mastitis
4.1.3 Absceso mamario.
5. PROBLEMAS DE REFLEJO DE EYECCIÓN MATERNA
6. NIÑO PEQUEÑO CON DIFICULTAD PARA SUCCIONAR
7. PROBLEMAS TARDIOS DE LA MADRE Y EL NIÑO
7.1 INSUFICIENTE CANTIDAD DE LECHE
7.2 EL LLANTO DEL NIÑO
7.3 LLANTO DEBIDO A "CRISIS DE LACTANCIA"
7.4 LLANTO DEBIDO A "COLICO INFANTIL O A COLICO VESPERTINO"
7.5 REGRESO AL TRABAJO Y LA LACTANCIA MATERNA
7.6 RELACTANCIA
8. SITUACIONES ESPECIALES DEL NIÑO
8.1 NACIMIENTO POR CESAREA
8.2 NACIMIENTO MÚLTIPLE
8.3 NIÑOS DE DIFERENTES EDADES LACTANDO SIMULTÁNEAMENTE
NIVEL III
9. MADRE CON PATOLOGÍA SOBRE-AGREGADA
9.1 CANCER
9.2 MADRES CON CIRUGÍA PREVIA DE SENO
9.3 MADRES HIV POSTIVAS
9.4 MADRE CON ENFERMEDADES VIRALES
9.4.1 Hepatitis
9.4.2 Herpes
9.4.3 Citomegalovirus
9.4.4 Varicela Zoster
9.4.5 Rubeola
9.5 MADRE CON ENFERMEDADES PRODUCIDAS POR MYCOBACTERIAS
9.5.1 Tuberculosis
9.5.2 Lepra
9.6 MADRE CON ENFERMEDADES PRODUCIDAS PRO PLASMODIUM Y PARASITOS
9.6.1 Malaria
9.6.1 Toxoplasmosis
9.7 DIABETES
9.8 DEPRESIÓN POSTPARTO
10. RECIEN NACIDO HOSPITALIZADO
11. RECIEN| NACIDO PREMATURO O CON BAJO PESO
11.1 RECIEN NACIDO PREMATURO PRETERMINO
11.2 PESO AL NACER
11.3 RECIEN NACIDO CON BAJO PESO
11.4 RECIEN NACIDO DE MUY BAJO PESO
12. RECIEN NACIDO ICTERICO
13. RECIEN NACIDO CON LABIO Y/O PALADAR FISURADO
13.1 LABIO FISURADO
13.2 PALADAR FISURADO
14. RECIEN NACIDO CON PROBLEMA NEUROLOGICO
14.1 HIPOTONIA
14.2 HIPERTONIA
15. ANOMALIAS DEL METABOLISMO DE LOS CARBOHIDRATOS Y DE LOS
AMINOACIDOS
15.1 GALATOSEMIA

15.2 FENILCETONURIA


Saludos
Patri Barrios Skrok

jueves, 7 de junio de 2018

SMLM 2018 #WBW Texto de folder de action traduccion español

Hola ,esta publicado en ingles y Ruso el folder de action para la Semana Mundial de lactancia materna que he traducido para UDs hasta que se publique la version original en español en la pagina
http://worldbreastfeedingweek.org/actionfolder/
Por favor no deje de revisar la pagina de WABA y la worldbreastfeedingweek.org , Gracias.

@DraPatrilac

TEXTO:
LEMA WABA Lactancia Materna Fundación de la Vida.

(ARGENTINA2018: Lactancia materna, base de una vida saludable. )

La lactancia materna es una solución universal que nivela el campo de juego, dando a todos un comienzo justo en la vida. Mejora la salud, el bienestar y la supervivencia de mujeres y niños en todo el mundo.
OBJETIVOS DE # WBW2018
INFORMAR a las personas sobre los vínculos entre la buena nutrición, la seguridad alimentaria, la reducción de la pobreza y la lactancia
ANCLAR  con individuos y organizaciones para un mayor impacto
GALVANIZAR la acción para promover la lactancia materna como parte de una buena nutrición, seguridad alimentaria y reducción de la pobreza La lactancia materna como base de la vida

Un mundo sostenible y más equitativo comienza con los esfuerzos para acabar con la pobreza, proteger el planeta y garantizar la prosperidad para todos. La malnutrición, la inseguridad alimentaria y la pobreza afectan a millones de personas y obstaculizan el desarrollo sostenible. La lactancia materna es una solución universal que brinda a todos un comienzo justo en la vida y sienta las bases para la buena salud y la supervivencia de los niños y las mujeres. La leche materna está perfectamente diseñada para las necesidades nutricionales e inmunológicas del niño. La lactancia materna es una forma natural y óptima de alimentar a los niños y promueve el vínculo entre la madre y el niño, independientemente del entorno. Aunque las tasas de iniciación global son relativamente altas, solo el 40% de todos los bebés menores de 6 meses de edad son amamantados exclusivamente y el 45% continúa amamantando hasta los 24 meses de edad. Además, existen grandes variaciones regionales y dentro del país en las tasas de lactancia materna. Ampliar la lactancia materna óptima podría evitar más de 823 000 muertes infantiles y 20 000 muertes maternas cada año. No amamantar está asociado con una menor inteligencia y da como resultado pérdidas económicas de alrededor de $ 302 mil millones anuales. Existen muchas barreras para crear un entorno propicio y de apoyo para que las mujeres amamanten. Incluyen la falta de servicios de salud habilitantes, sistemas de apoyo familiar y comunitario y políticas de empleo y empleo. La comercialización agresiva de los sucedáneos de la leche materna empeora la situación.
Es necesaria una acción concertada para alcanzar la meta de la Asamblea Mundial de la Salud (WHA) de al menos 50% de lactancia materna exclusiva para 2025. Si bien se han logrado avances significativos, aún queda mucho trabajo por hacer para cerrar la brecha entre las políticas y la implementación. Juntos, podemos abogar por la lactancia materna como parte esencial de una buena nutrición, seguridad alimentaria y reducción de la pobreza. La Semana Mundial de Lactancia Materna 2018 se centra en:
1. Prevención de la malnutrición en todas sus formas La malnutrición se refiere tanto a la desnutrición como al sobrepeso y las enfermedades no transmisibles asociadas. Esta doble carga de malnutrición tiene importantes consecuencias en la salud a corto y largo plazo.
2. Garantizar la seguridad alimentaria incluso en tiempos de crisis La seguridad alimentaria significa el acceso a los alimentos para todas las personas en todo momento. Se ve afectado por la disponibilidad de alimentos, la asequibilidad y diferentes crisis, p. hambre, desastres naturales, conflictos y degradación ambiental.
3. Romper el ciclo de la pobreza La pobreza se ve afectada por varios factores, como el hambre y la malnutrición. El hambre empuja a las familias pobres hacia una espiral descendente y les impide salir del círculo de la pobreza.
La lactancia materna ayuda a prevenir la malnutrición en todas sus formas, garantiza la seguridad alimentaria de los lactantes y los niños pequeños y, por lo tanto, ayuda a sacar a personas y naciones del ciclo del hambre y la pobreza. Por lo tanto, es una [base de la vida. Proteger, promover y apoyar la lactancia materna es vital para un mundo más sostenible.
Prevenir la desnutrición en todas sus formas
Efectos positivos a lo largo de toda la vida de la lactancia materna óptima
Existe una fuerte evidencia de que la lactancia materna óptima tiene muchos efectos sobre:
• Madre: ayuda con el espaciamiento de los nacimientos, reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario y reduce el riesgo de hipertensión.
• Niño: combate las enfermedades infecciosas, disminuye la incidencia y la gravedad de la diarrea, disminuye las infecciones respiratorias y la otitis media aguda, previene la caries dental y la maloclusión, y aumenta la inteligencia.
Garantizar la seguridad alimentaria, incluso en tiempos de crisis
Prácticas óptimas para la alimentación del lactante y del niño pequeño (IYCF)
La lactancia materna óptima es vital para la buena salud y el bienestar de las mujeres y los niños durante toda la vida.
La OMS y UNICEF recomiendan:
• Inicio temprano de la lactancia materna dentro de 1 hora del nacimiento.
• Amamantamiento exclusivo durante los primeros 6 meses de vida.
• Continuar amamantando hasta los 2 años de edad o más, con la introducción de alimentos complementarios (sólidos) nutricionalmente adecuados y seguros a los 6 meses.
Rompiendo el ciclo de la pobreza
Costos económicos y ambientales de no amamantar
Los costos a corto y largo plazo de no amamantar afectan a toda la sociedad de las siguientes maneras:
• Los bebés que no son amamantados tienen índices de colesterol inferiores, lo que reduce sus posibilidades de lograr una buena educación y, por lo tanto, ganan menos en el futuro.
• Las bajas tasas de lactancia materna contribuyen a un aumento de la enfermedad, lo que genera mayores costos de atención médica y tratamiento.
• La producción, el envasado, el almacenamiento, la distribución y la preparación de preparados para lactantes contribuyen al daño medioambiental.

Durante mucho tiempo se ha reconocido que la desnutrición con bajo peso y retraso en el crecimiento es común en los países de bajos ingresos. Además de este problema, el sobrepeso y las enfermedades no transmisibles asociadas contribuyen en gran medida a la carga de morbilidad en los países de bajos ingresos en comparación con los de altos ingresos. La falta de lactancia puede relacionarse tanto con el bajo peso como con el sobrepeso en los niños. Esta doble carga de malnutrición tiene importantes consecuencias en la salud a corto y largo plazo.
La desnutrición infantil, especialmente la emaciación, a menudo se debe a la alimentación artificial en entornos de bajos ingresos. El desperdicio puede prevenirse indirectamente, por ejemplo, evitando la diarrea grave. Además de la lactancia materna, muchos factores afectan el crecimiento y desarrollo óptimo de los niños, incluida la introducción, la cantidad y la frecuencia de la alimentación complementaria. El riesgo de la otra forma de desnutrición, sobrepeso y obesidad aumenta cuanto más se alimenta artificialmente a un niño, y esto se está volviendo más común en todos los entornos.

 La lactancia materna también tiene implicaciones para la nutrición materna. La suposición de que las madres se desnutrirán y perderán peso debido a la lactancia materna no parece ser válida. Una buena nutrición materna junto con el espaciamiento óptimo entre los nacimientos y el acceso a anticonceptivos son los principales factores para prevenir la malnutrición. La lactancia materna exclusiva también ayuda a las madres a recuperar un peso saludable antes del embarazo y posiblemente reduce el riesgo de desarrollar diabetes.
La lactancia materna óptima ayuda a prevenir la malnutrición en todas sus formas con efectos positivos de por vida tanto en los niños como en las madres.
Las Naciones Unidas definen la seguridad alimentaria como "existente cuando todas las personas, en todo momento, tienen acceso físico, social y económico a alimentos suficientes, seguros y nutritivos para satisfacer las necesidades alimentarias de una vida productiva y saludable". Los primeros 1000 días son fundamentales esto es cuando se está construyendo la base del desarrollo humano.
La lactancia proporciona seguridad alimentaria a los bebés desde el comienzo de la vida y contribuye a la seguridad alimentaria de toda la familia. Las políticas que protegen, promueven y apoyan la alimentación óptima del lactante y el niño pequeño deben incluir la seguridad alimentaria para todas las mujeres embarazadas y lactantes. La lactancia materna es un excelente ejemplo de las profundas conexiones entre la salud humana y los ecosistemas de la naturaleza. La leche materna es un alimento natural y renovable que es ambientalmente seguro y ecológico porque se produce y se entrega al consumidor sin contaminación, envases ni desechos. Por el contrario, la alimentación artificial deja una gran huella ambiental que contribuye al agotamiento de los recursos naturales, la degradación ambiental y el cambio climático de varias maneras. La producción lechera provoca la producción de gases de efecto invernadero. Además, la producción, el envasado, el almacenamiento, la distribución y la preparación de preparados para lactantes incluyen el uso considerable de combustibles fósiles y grandes cantidades de agua. Por lo tanto, la alimentación artificial contribuye a la emisión de gases de efecto invernadero y la escasez de agua que agravan aún más el cambio climático.
 El cambio climático conduce a desastres naturales y crisis humanitarias. Las cadenas de suministro no confiables de leche en polvo y las condiciones antihigiénicas que comúnmente prevalecen en situaciones de emergencia hacen que la lactancia materna sea la opción más segura.
La lactancia materna es una decisión climáticamente inteligente que ayuda a garantizar la seguridad alimentaria incluso en tiempos de crisis. Proteger, promover y apoyar la lactancia materna es crucial para la salud de nuestro planeta y su gente.
Un mundo sostenible comienza con la erradicación de la pobreza en todas sus formas en todas partes. Según Pinstrup-Andersen, "no todas las personas pobres tienen hambre, pero casi todas las personas que padecen hambre son pobres. Millones viven con hambre y desnutrición porque simplemente no pueden permitirse comprar suficientes alimentos, no pueden pagar alimentos nutritivos o no pueden pagar los suministros agrícolas que necesitan para cultivar suficiente comida propia ". El hambre y la pobreza trabajan juntos en un círculo vicioso que mantiene personas de alcanzar su máximo potencial.
La lactancia materna es una solución universal que nivela el campo de juego para dar a cada niño un comienzo justo en la vida. Permite que millones de niños pequeños sobrevivan y prosperen, encaminándolos hacia una mejor salud y un futuro más próspero. La leche materna es el alimento nutricional e inmunológicamente más potente para bebés y niños pequeños, un alimento que puede alimentar el desarrollo cerebral como ninguna otra cosa. La lactancia materna impulsa el desarrollo cognitivo y el coeficiente de inteligencia de los niños, lo que mejora enormemente el logro educativo, la participación en la fuerza de trabajo y los ingresos de por vida. Perder esta etapa crítica del desarrollo cerebral durante la infancia puede ocasionar pérdidas cognitivas y económicas significativas.
La lactancia mejora la salud y el bienestar de las mujeres y los niños, y es la base del desarrollo y el futuro de un país. Es el gran ecualizador que puede ayudar a romper el ciclo de la pobreza.

·         A nivel mundial, hubo 155 millones de niños menores de 5 años con retraso en el crecimiento, 52 millones de personas malnutridos  y 41 millones con sobrepeso  (1)
·         21% En países de ingresos bajos y medianos, los bebés que fueron amamantados tenían un menor riesgo de muerte en su primer año, en comparación con los bebés que nunca fueron amamantados  (2)
·         10% Se estima que la lactancia materna reduce el riesgo de sobrepeso y obesidad en comparación con la alimentación con fórmula   (3)
·         Más de 1.9 mil millones de adultos (18 años y más) tenían sobrepeso. De estos, más de 650 millones eran obesos (1)
·         A nivel mundial, 815 millones de personas padecen inseguridad alimentaria crónica y malnutrición, y la gran mayoría (489 millones) viven en países afectados por conflictos  (4)
·         Se prevé que el mercado mundial de fórmulas infantiles alcanzará ventas de casi $ 70,6 mil millones para 2019 (5)
·         Se necesitan más de 4000 litros de agua para producir solo 1 kg de polvo de fórmula infantil  (6)
·         1% La cantidad y calidad de la producción de leche no se ve afectada por el estado nutricional de la mujer, excepto en las mujeres extremadamente desnutridas (solo el 1 por ciento de las mujeres)( 7)
·         60 millones En todo el mundo, hubo refugiados y poblaciones desplazadas, muchas de las cuales son niños pequeños y mujeres en riesgo de múltiples formas de desnutrición, que pueden beneficiarse de la lactancia materna (8)


·         1 de cada 5 personas en las regiones en desarrollo todavía viven con menos de $ 1.90 por día (9)
·         La lactancia materna es una de las mejores inversiones en la salud mundial. Cada $ 1 invertido en lactancia materna genera $ 35 en rendimiento económico (10)
·         Las duraciones más cortas de la lactancia para los niños se asociaron con una pérdida de 2,6 puntos en las puntuaciones de CI (10)
·         No amamantar está asociado con pérdidas económicas de alrededor de $ 302 mil millones anuales o el 0.49% del ingreso nacional bruto mundial (10)
1.Child malnutrition. (n.d.). Retrieved from http://www.who.int/gho/child-malnutrition/en/
2. Akst, J. (2015). Breast Milk and Obesity: A study links components of a mother’s milk to her infant’s growth. Retrieved from https://www.the-scientist.com/
3. Sankar, M. J. et al. (2015). Optimal breastfeeding practices and infant and child mortality: A systematic review and meta-analysis. Acta Paediatrica, 104, 3-13
4. Food and Agricuture Organization of the United Nations. (n.d.). How close are we to #ZeroHunger? Retrieved from http://www.fao.org/state-of-food-security-nutrition/en/
5. Save the Children. (2018). Don’t push it. Why the formula milk industry must clean up its act. Retrieved from https://www.savethechildren.org.uk/content/dam/gb/reports/health/dont-push-it.pdf
6. Linnecar, A. et al. (2014). Formula for disaster. Weighing the Impact of Formula Feeding vs. Breastfeeding on Environment. Retrieved from http://ibfan.org/docs/FormulaForDisaster.pdf
7. During disasters, breastfeeding’s advantages shine. (n.d.). Retrieved from https://www.ennonline.net//breastfeedingadvantagesdisasters
8. Nutrition in emergencies. (n.d.). Retrieved from http://www.wpro.who.int/nutrition_wpr/nutrition_emergencies/en/
9. Poverty - United Nations Sustainable Development. (n.d.). Retrieved from https://www.un.org/sustainabledevelopment/poverty/
10. Nurturing the Health and Wealth of Nations: The Investment Case for Breastfeeding. http://www.who.int/nutrition/publications/infantfeeding/global-bf-collective-investmentcase.pdf

ESTUDIOS DE CASO
Los problemas planteados en la carpeta de acción requieren acción urgente. Lea acerca de cómo diferentes organizaciones trabajan para integrar la alimentación infantil óptima, que por supuesto incluye la lactancia materna, en programas de seguridad alimentaria y nutrición, apoyando a las mujeres en desastres y utilizando promotores comunitarios para mejorar los medios de vida y lograr un cambio sostenible. ¡Esperamos que se inspire en estos estudios de caso y actúe donde quiera que esté!
ESTUDIO DE CASO 1
Aprendizaje en acción: mejorar la alimentación complementaria
 http://www.thp.org/news/learning-action-improving-complementary-feeding/
 La desnutrición crónica y la desnutrición es un problema importante que enfrenta Malawi, y es causada por la inseguridad alimentaria, los estilos de vida y ambientes insalubres y las malas prácticas de cuidado. El proyecto de investigación se centra principalmente en los primeros 1000 días de vida con el objetivo de amamantar de forma exclusiva durante seis meses, seguido de una alimentación complementaria adecuada de 6 a 23 meses. Al mejorar estas prácticas, se puede evitar el retraso en el crecimiento y la desnutrición para garantizar el desarrollo adecuado de los niños. Las intervenciones nutricionales son necesarias para educar a las familias y cuidadores sobre mejores prácticas durante los primeros 1000 días de vida. Las intervenciones en el estudio incluyeron la educación de los agricultores sobre la seguridad alimentaria y la agricultura diversificada, mientras que los cuidadores recibieron capacitación sobre nutrición adecuada y mejores prácticas de alimentación.
¿Cómo podemos aplicar estas lecciones en The Hunger Project?
 1. Use alimentos disponibles localmente para complementar mejor la lactancia materna y educar sobre sustituciones cuando los alimentos comunes están fuera de temporada.
2. Educar a las comunidades sobre el tamaño de la porción y la edad de las comidas y los refrigerios, especialmente alentando las gachas enriquecidas para los niños pequeños, incluso cuando las familias piensan que los niños son demasiado mayores para la comida, los niños aún se benefician de la nutrición.
3. Considere la complejidad de la dinámica familiar; todos los miembros de la familia deben ser educados; la alimentación cruza el género y la generación (especialmente las abuelas) e incluso los hogares.
4. El apoyo agrícola y la educación nutricionalmente apropiados de acuerdo con los cultivos estacionales correspondientes a la educación en materia de salud y nutrición ayudarán a las familias a preparar alimentos nutricionales durante todo el año. Proporcionar recetas y clases de cocina también promoverá buena salud y confianza en cocinar comidas nutritivas.
ESTUDIO DE CASO 2
Después de que el tifón Haiyan azotara las Filipinas en 2013, muchas madres le dijeron al personal de World Vision que estaban demasiado estresadas para amamantar y en su lugar les dieron agua a sus bebés para llenarlas y calmarlas. Sin conocimiento nutricional vital, sus bebés estaban en riesgo de desnutrición por diarrea. Estas madres vulnerables necesitaban un lugar seguro para obtener apoyo y educación.
Un espacio seguro para que las mujeres amamanten
"Es muy importante tener espacio para mujeres y niños donde puedan tener protección y privacidad, así como también cierta normalidad", dice Weihui Wang, experta en protección infantil de World Vision.
En escenarios de desastres a largo plazo como el tifón Haiyan y Nepal después del terremoto de 2015, los programas para madres lactantes les dieron un lugar tranquilo para reunirse mientras eran desplazados.
Myrna, madre de cuatro hijos, dice que fue un gran alivio traer a Mary Rose, su hija menor, a uno de estos espacios después del tifón Haiyan.
"Cuando llegué aquí, la bebé Mary Rose y yo podemos relajarnos, y puedo olvidar mis problemas y ansiedades", dice Myrna. "También aprendí muchas cosas con otras mamás".
La ayuda bien intencionada puede causar daño
La fórmula para bebés ocupa un lugar destacado en la lista de suministros que las personas bien intencionadas quieren donar cuando ocurre una emergencia, dice Minnie Portales. Pero grandes cantidades de fórmula libre pueden tener la consecuencia involuntaria de desanimar a la lactancia materna entre las madres que podrían seguir amamantando con el apoyo adecuado.

ESTUDIO DE CASO 3 En Perú, los promotores indígenas trabajan con las comunidades para reducir con éxito la desnutrición
Los 26 Promotores Indígenas del Perú, siete de los cuales son mujeres, sirven como brillantes ejemplos de miembros de la comunidad que toman la iniciativa de ser agentes activos del cambio sostenible.
Constantemente trabajando en mejorar sus habilidades de liderazgo con un enfoque basado en el género, autoafirmación y autoestima, este grupo de voluntarios tiene la motivación necesaria para llevar el verdadero desarrollo a las comunidades indígenas Shawi, con las que The Hunger Project-Peru trabaja a través de Chirapaq ( Centro de Culturas de Pueblos Indígenas del Perú).
Quince promotores, hombres y mujeres, constantemente visitan y enseñan a las comunidades sobre las mejores prácticas agrícolas frente al cambio climático. Los promotores también enseñan a las mujeres sobre formas saludables de mejorar los hábitos alimenticios, así como la salud e higiene de sus hijos, con un enfoque específico en los niños Shawi menores de tres años. Los conceptos específicos que se introducen consisten en educación sobre grupos de alimentos y lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses.
 Lecciones como estas han resultado en una reducción de la desnutrición crónica infantil en ocho comunidades Shawi en Perú.

PATROCINIO: WABA no acepta patrocinio de ningún tipo por parte de compañías que producen sustitutos de la leche materna, equipos relacionados y / o alimentos complementarios que desplazan a la lactancia materna. WABA alienta a todos los participantes de la Semana Mundial de la Lactancia Materna a respetar y seguir esta postura ética.

COMPORTAMIENTO
Estés donde estés, puedes informar, anclar, participar y galvanizar sobre la lactancia materna como la base de la vida. Aquí hay algunas acciones para que considere.
 INFORMAR
Aumentar la conciencia de los riesgos y desventajas de la alimentación artificial, especialmente en poblaciones vulnerables.
 • Informar a otros acerca de los efectos de por vida de la lactancia materna óptima.
• Promover la lactancia materna como una forma de reducir la huella de carbono.
• Tener conversaciones sobre el costo de no amamantar a los hogares y países.
ANCLA
 • Incluir la protección, promoción y apoyo de la lactancia materna exclusiva en programas para combatir el sobrepeso y la obesidad.
 • Abogar por los ministerios, p. Ministerio de Agricultura, la seguridad alimentaria comienza con garantizar la lactancia materna óptima.
• Integrar la lactancia materna en el currículo de pregrado y posgrado para todas las profesiones relevantes.
 • Integrar la lactancia materna en programas que aborden la salud y el desarrollo de la madre, el recién nacido, el niño y el adolescente.
 • Garantizar que la Orientación operativa de las Naciones Unidas de 2017 sobre la gestión de la alimentación infantil y de la infancia en situaciones de emergencia se aplique en todas las intervenciones de ayuda de emergencia.
CONTRATAR
• Involucrar a las organizaciones que trabajan en temas de nutrición, hambre, seguridad alimentaria, ayuda alimentaria, medio ambiente, cambio climático y reducción de la pobreza.
 • Incluir a los jóvenes en el desarrollo de enfoques innovadores para generar cambios.
• Involucrar a hombres y otras fuentes de apoyo familiar para compartir el cuidado y las responsabilidades domésticas.
• Desarrollar la capacidad de equipos multidisciplinarios de profesionales y trabajadores legos en la lactancia materna para crear una cadena cálida de apoyo para las madres.
GALVANIZAR
• Promover la implementación de la Iniciativa Hospitalaria Amigable con los Niños y los programas comunitarios que aconsejan y apoyan a las madres que amamantan.
 • Promulgar políticas de maternidad pagadas y de protección de los padres basadas en la Convención de la OIT sobre Protección de la Maternidad como un estándar mínimo.
• Implementar completamente y monitorear el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna y las resoluciones pertinentes de la Asamblea Mundial de la Salud.
 • Monitorear el impacto ambiental de la cadena de producción, distribución y consumo de modelos infantiles.
• Abogar por una mayor inversión en programas de lactancia materna en todos los niveles.

Juntos podemos trabajar para un futuro más saludable, más próspero y sostenible
El lema de la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2018 es Lactancia Materna: Fundación de la Vida. La lactancia materna óptima ayuda a prevenir la malnutrición en todas sus formas con efectos positivos de por vida tanto en los niños como en las madres. La lactancia materna es una decisión climáticamente inteligente que ayuda a garantizar la seguridad alimentaria incluso en tiempos de crisis. Proteger, promover y apoyar la lactancia materna es crucial para la salud de nuestro planeta y su gente. Más allá de ser la piedra angular del desarrollo saludable de un niño, la lactancia también es la base del desarrollo de un país. Es el gran ecualizador que ayudará a romper el ciclo de la pobreza.
 Se necesita un esfuerzo de equipo para hacer que la lactancia funcione. Al reunir a diferentes partes interesadas de los sectores de la salud, la comunidad y el lugar de trabajo, incluidas las autoridades locales, podemos crear una cadena cálida de apoyo para las madres que amamantan. Los mensajes consistentes y los sistemas adecuados de referencia a lo largo de la cadena cálida garantizarán que la díada madre-bebé se beneficie del apoyo continuo y la asistencia especializada. WABA coordina un proyecto en Penang, Malasia, para crear una comunidad amigable con la lactancia materna, con el objetivo final de integrar la amabilidad de la lactancia materna en iniciativas que se centren en ciudades saludables y desarrollo sostenible.

 Puede crear una cálida cadena de apoyo para amamantar donde sea que se encuentre. ¿Tiene un ejemplo de cadena cálida en su comunidad? Comparta sus historias, y juntos podemos sentar las bases para un futuro más saludable, próspero y sostenible.

---------------------------------------------
Por favor no deje de revisar la pagina de WABA y la worldbreastfeedingweek.org , Gracias.

@DraPatrilac
IBFAN ARG


jueves, 31 de mayo de 2018

Objetivos mundiales de nutrición de la OMS 2025 y las metas mundiales de ENT

Objetivos mundiales de nutrición de la OMS 2025 y las metas mundiales de ENT

OBJETIVOS MUNDIALES


-- 
Los objetivos mundiales de nutrición de la OMS 2025 y las metas mundiales de ENT relacionadas con la dieta para 2025, aprobadas por la Asamblea Mundial de la Salud en 2012 y 2013, respectivamente, proporcionan objetivos concretos contra los cuales se puede medir el progreso hacia la eliminación de la malnutrición en todas sus formas. Los esfuerzos para alcanzar los objetivos globales también contribuyen a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).
Los vínculos entre las intervenciones y los objetivos se basan en revisiones sistemáticas de la literatura.

Objetivos globales de nutrición

Meta 1: reducción del 40% en el número de niños menores de 5 años con retraso en el crecimiento


Meta 2: 50% de reducción de la anemia en mujeres en edad reproductiva



Meta 3: reducción del 30% en el bajo peso al nacer



Meta 4: Ningún incremento en el sobrepeso infantil



Meta 5: Aumentar la tasa de lactancia materna exclusiva en los primeros 6 meses hasta al menos 50%



Meta 6: Reducir y mantener el desgaste de la infancia a menos del 5%


Educación para prolongar la duración de lactancia materna  

La lactancia materna es muy beneficiosa tanto para la madre como para el lactante. La leche materna contiene todos los nutrientes que necesita el lactante durante los primeros 6 meses de vida.
La lactancia materna protege de la diarrea y de enfermedades frecuentes de la infancia, como la neumonía, y puede tener beneficios sanitarios a más largo plazo para la madre y el niño. Los datos existentes indican que la lactancia materna puede reducir el riesgo de que el niño padezca en fases posteriores de la vida determinadas enfermedades no transmisibles, tales la obesidad, la hipertensión o la diabetes de tipo II.
La OMS recomienda que los lactantes se alimenten exclusivamente con leche materna durante los primeros 6 meses de vida para conseguir un crecimiento, desarrollo y salud óptimos. Posteriormente pueden recibir alimentos complementarios adecuados y seguros, pero siguiendo con la lactancia materna hasta los 2 años, o más.
Hay datos que indican que las intervenciones educativas durante el embarazo (por ejemplo, el asesoramiento por otras madres, las consultas sobre la lactancia o la educación formal sobre la lactancia materna) pueden aumentar la duración de esta, aunque son necesarias más investigaciones antes de que se puedan hacer recomendaciones concretas.

Inicio temprano de la lactancia materna

El suministro de leche materna al niño durante la primera hora de vida se conoce como "inicio temprano de la lactancia materna"; así se asegura que recibe el calostro ("primera leche"), rico en factores de protección.
Los estudios actuales indican que el contacto directo de la piel de la madre con la del niño poco después del nacimiento ayuda a iniciar la lactancia materna temprana y aumenta la probabilidad de mantener la lactancia exclusivamente materna entre el primer y cuarto mes de vida, así como la duración total de la lactancia materna. Los recién nacidos a quienes se pone en contacto directo con la piel de su madre también parecen interactuar más con ellas y llorar menos.
Recomendaciones de la OMS
La OMS recomienda que las madres inicien la lactancia durante la primera hora de vida.

El niño debe colocarse en contacto con la piel de su madre inmediatamente después del parto, durante al menos una hora, y debe alentarse a las madres, ofreciéndoles ayuda si es necesario, a reconocer los signos que indican que está preparado para comenzar a mamar.

Continuación de la lactancia materna

La lactancia materna tiene muchos beneficios para la salud de la madre y el niño. La leche materna contiene todos los nutrientes que el niño necesita durante los seis primeros meses de vida. La lactancia materna protege contra la diarrea y las enfermedades comunes de la infancia, como la neumonía, y también puede tener beneficios a largo plazo para la salud de la madre y el niño, como la reducción del riesgo de sobrepeso y obesidad en la infancia y la adolescencia. La lactancia materna también se ha asociado con un mayor cociente intelectual (CI).

La lactancia materna continúa contribuyendo significativamente a la nutrición del lactante bastante más allá del primer año de vida como fuente importante de energía y de nutrientes fundamentales para el crecimiento del niño. Los estudios realizados en países en desarrollo muestran que la continuidad y frecuencia de la lactancia materna se asocian con un mayor crecimiento lineal y que además protegen la salud del niño al retrasar la fertilidad puerperal y reducir el riesgo de morbilidad y mortalidad del niño. La continuación de la lactancia materna también puede evitar la deshidratación de los lactantes convalecientes de infecciones.
La lactancia materna tiene muchos beneficios para la salud de la madre y el niño. La leche materna contiene todos los nutrientes que el niño necesita durante los seis primeros meses de vida. La lactancia materna protege contra la diarrea y las enfermedades comunes de la infancia, como la neumonía, y también puede tener beneficios a largo plazo para la salud de la madre y el niño, como la reducción del riesgo de sobrepeso y obesidad en la infancia y la adolescencia.
La lactancia exclusivamente materna consiste en dar al lactante únicamente leche materna: no se le dan otros líquidos ni sólidos —ni siquiera agua— exceptuando la administración de soluciones de rehidratación oral o de vitaminas, minerales o medicamentos en forma de gotas o jarabes.

La lactancia natural aporta muchos beneficios a la salud de la madre y el lactante. La leche materna contiene todos los nutrientes que un lactante necesita durante los seis primeros meses de vida. La lactancia natural protege contra la diarrea y las enfermedades comunes de la infancia, como la neumonía, y también puede tener beneficios a largo plazo para la salud de la madre y el niño, como reducir el riesgo de sobrepeso y obesidad en la infancia y la adolescencia.
La iniciativa «hospitales amigos del niño» es un esfuerzo mundial encaminado a la aplicación de prácticas que protejan, promuevan y apoyen la lactancia materna. Tiene por objeto garantizar que todas las maternidades se conviertan en centros de apoyo a la lactancia materna.

Desde su puesta en marcha por la OMS y el UNICEF en 1991, más de 150 países han aplicado la iniciativa «hospitales amigos del niño». La iniciativa ha tenido unos efectos medibles y comprobados, aumentando tanto el inicio temprano de la lactancia materna como la probabilidad de que los bebés sean alimentados exclusivamente con leche materna desde el nacimiento hasta los seis meses de edad.

Recomendaciones de la OMS
Uno de los nueve objetivos operativos de la “Estrategia Mundial para la Alimentación del Lactante y del Niño Pequeño” es asegurar que en todo servicio de maternidad se apliquen los “Diez pasos hacia una feliz lactancia natural” que se describen en el documento de orientación titulado «Iniciativa Hospital Amigo del Niño. Revisada, actualizada y ampliada para atención integral», citado más adelante en el apartado “Documentos de la OMS”.

La alimentación complementaria es el proceso que comienza cuando la leche materna por sí sola ya no es suficiente para satisfacer las necesidades nutricionales del lactante, y por tanto se necesitan otros alimentos y líquidos, además de la leche materna. La transición de la lactancia exclusivamente materna a los alimentos familiares, lo que se denomina alimentación complementaria, normalmente abarca el período que va de los 6 a los 24 meses de edad. Este es un periodo crítico de crecimiento en el que las carencias de nutrientes y las enfermedades contribuyen a aumentar las tasas de desnutrición en los menores de cinco años a nivel mundial.
Se han concebido diversas estrategias que han dado buenos resultados para mejorar las prácticas de alimentación complementaria en los países de ingresos bajos y medianos, donde las dificultades prácticas pueden limitar la observancia de las directrices sobre alimentación complementaria.

El estado nutricional de la mujer antes y durante el embarazo tiene un papel fundamental en el crecimiento y el desarrollo fetal. Las embarazadas desnutridas pueden correr más riesgo de sufrir desenlaces adversos del embarazo, como la insuficiencia ponderal del recién nacido.
Se ha comprobado que la administración de suplementos proteínico-energéticos equilibrados (es decir, suplementos en que las proteínas aportan menos del 25% del contenido total de energía) a las embarazadas desnutridas promueve el aumento de peso gestacional y mejora los resultados del embarazo.
Los estudios actuales indican que la administración de suplementos proteínico-energéticos equilibrados mejora el crecimiento del feto y puede reducir el riesgo de muerte prenatal, insuficiencia ponderal del recién nacido y niños pequeños para la edad gestacional, especialmente entre las embarazadas desnutridas. La administración de suplementos con alto contenido de proteínas durante el embarazo no parece ser beneficiosa y puede ser perjudicial para el feto. Los estudios también indican que el asesoramiento nutricional prenatal con el objetivo de aumentar la ingesta materna de energía y proteínas puede ser eficaz de cara a aumentar la ingesta materna de proteínas y reducir el riesgo de parto prematuro.

Asesoramiento nutricional durante el embarazo 

La educación y asesoramiento nutricional es una estrategia que se utiliza con mucha frecuencia para mejorar el estado nutricional de las mujeres durante el embarazo. La estrategia se centra principalmente en los siguientes elementos:
·         mejorar la calidad de la dieta materna mediante el aumento de la diversidad y la cantidad de alimentos que se consumen;
·         promover un aumento de peso adecuado mediante una ingesta suficiente y equilibrada de proteínas y de energía;
·         promover el consumo sistemático y regular de suplementos de micronutrientes, complementos alimentarios o alimentos enriquecidos.
Los datos disponibles indican que la educación y el asesoramiento nutricional pueden mejorar el aumento de peso durante la gestación, reducir el riesgo de anemia al final del embarazo, aumentar el peso al nacer y reducir el riesgo de parto prematuro. Esta intervención puede ser más eficaz cuando a las mujeres también se les presta apoyo nutricional, por ejemplo en forma de complementos alimentarios o suplementos de micronutrientes
Recomendaciones de la OMS
Se recomienda brindar asesoramiento a las embarazadas sobre la importancia de una alimentación saludable y la actividad física durante el embarazo, con el fin de que se mantengan sanas y no aumenten excesivamente de peso durante el embarazo.*
En poblaciones desnutridas se recomienda proporcionar a las embarazadas información nutricional sobre la importancia de aumentar la ingesta calórica y de proteínas para reducir el riesgo de dar a luz a niños con insuficiencia ponderal.
* Una dieta sana durante el embarazo es aquella que contiene una cantidad adecuada de energía, proteínas, vitaminas y minerales obtenidos mediante el consumo de diversos alimentos, entre ellos verduras, hortalizas, carne, pescado, legumbres, frutos secos, cereales integrales y fruta. Para más información, véanse las directrices y otros documentos de orientación que figuran más adelante en el apartado «Documentos de la OMS».

Lactancia materna exclusiva para reducir el riesgo de sobrepeso y obesidad infantil 

Los niños obesos o con sobrepeso tienen un mayor riesgo de padecer problemas de salud graves, como diabetes de tipo 2, hipertensión arterial, asma y otros problemas respiratorios, trastornos del sueño y hepatopatías. Asimismo, pueden sufrir efectos psicológicos, como baja autoestima, depresión y aislamiento social. La obesidad infantil también aumenta el riesgo de obesidad, enfermedades no transmisibles, muerte prematura y discapacidad en la edad adulta.
Además de aportar todos los nutrientes que un lactante necesita en los primeros seis meses de vida y proteger contra las enfermedades comunes de la infancia (a saber, diarrea y neumonía), cada vez hay más datos que indican que la lactancia materna puede tener beneficios a más largo plazo, como reducir el riesgo de sobrepeso y obesidad en la infancia y la adolescencia.
Recomendaciones de la OMS
Los lactantes deben recibir lactancia exclusivamente materna durante los primeros seis meses de vida para lograr un crecimiento, desarrollo y salud óptimos.
A partir de entonces, a fin de satisfacer la evolución de sus necesidades nutricionales, deben recibir alimentos complementarios nutricionalmente adecuados e inocuos, al tiempo que siguen tomando el pecho hasta los dos años o más.
El Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna es un conjunto de recomendaciones dirigidas a regular la comercialización de los sucedáneos de la leche materna, biberones y tetinas. El objetivo del Código es “proporcionar a los lactantes una nutrición segura y suficiente, protegiendo y promoviendo la lactancia natural y asegurando el uso correcto de sucedáneos cuando sean necesarios sobre la base de información adecuada y mediante métodos apropiados de comercialización y distribución”.
El Código se elaboró al tomarse conciencia de que las prácticas inadecuadas de alimentación infantil estaban afectando negativamente el crecimiento, la salud y el desarrollo de los niños, y de que eran una de las principales causas de la mortalidad en lactantes y niños pequeños. El Código se complementa con una serie de resoluciones posteriores que aclaran y definen sus disposiciones.
El Código aboga por el amamantamiento de los lactantes. En caso de no ser amamantados, el Código también aboga por que los lactantes sean alimentados de forma segura con la mejor alternativa nutricional disponible. Los sucedáneos de la leche materna deben estar disponibles cuando se necesiten, pero no deben promoverse.
La aplicación del Código es responsabilidad de los gobiernos, que pueden adoptar legislaciones, reglamentos o medidas tales como políticas nacionales. La cooperación de los fabricantes y distribuidores de alimentos, los profesionales de la salud, las organizaciones no gubernamentales y las organizaciones de consumidores es fundamental para la aplicación del Código y la protección, promoción y apoyo de la lactancia materna.
Recomendaciones de la OMS
Uno de los nueve objetivos operativos de la “Estrategia Mundial para la Alimentación del Lactante y del Niño Pequeño” es llevar a efecto el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna y las sucesivas resoluciones de la Asamblea Mundial de la Salud relacionadas con el tema.

Apoyo para que las madres inicien y establezcan la lactancia materna después del parto 

  • Lactancia materna: apoyo para que las madres inicien y establezcan la lactancia después del parto
  • La lactancia materna tiene muchos beneficios de salud tanto para la madre como para el bebé. La leche materna contiene todos los nutrientes que un bebé necesita en los primeros seis meses de vida. La lactancia materna protege contra la diarrea y las enfermedades comunes de la infancia, como la neumonía, y también puede tener beneficios para la salud a más largo plazo, como la reducción del riesgo de sobrepeso y obesidad en la infancia y la adolescencia.
    El inicio temprano de la lactancia materna se refiere a la iniciación de la lactancia materna dentro de la hora posterior al nacimiento y asegura que el bebé reciba el calostro, o "primera leche", que es rico en factores protectores.
    La evidencia actual indica que el contacto piel a piel entre la madre y el bebé inmediatamente después del nacimiento ayuda a iniciar la lactancia temprana y aumenta la probabilidad de amamantar exclusivamente en los primeros meses de vida, así como la duración total de la lactancia. Los bebés colocados en contacto temprano piel con piel con su madre también parecen interactuar más con sus madres y llorar menos. Además, la evidencia indica que el inicio de la lactancia materna dentro de 1 hora del nacimiento reduce el riesgo de mortalidad neonatal y mejora la supervivencia del lactante, en comparación con el inicio de la lactancia materna en momentos más de 1 hora después del nacimiento.
    La lactancia materna tiene muchos beneficios de salud tanto para la madre como para el bebé. La leche materna contiene todos los nutrientes que un bebé necesita en los primeros seis meses de vida. La lactancia materna protege contra la diarrea y las enfermedades comunes de la infancia, como la neumonía, y también puede tener beneficios para la salud a más largo plazo, como la reducción del riesgo de sobrepeso y obesidad en la infancia y la adolescencia.
    El inicio temprano de la lactancia materna se refiere a la iniciación de la lactancia materna dentro de la hora posterior al nacimiento y asegura que el bebé reciba el calostro, o "primera leche", que es rico en factores protectores.
    La evidencia actual indica que el contacto piel a piel entre la madre y el bebé inmediatamente después del nacimiento ayuda a iniciar la lactancia temprana y aumenta la probabilidad de amamantar exclusivamente en los primeros meses de vida, así como la duración total de la lactancia. Los bebés colocados en contacto temprano piel con piel con su madre también parecen interactuar más con sus madres y llorar menos. Además, la evidencia indica que el inicio de la lactancia materna dentro de 1 hora del nacimiento reduce el riesgo de mortalidad neonatal y mejora la supervivencia del lactante, en comparación con el inicio de la lactancia materna en momentos más de 1 hora después del nacimiento.
Se debe apoyar a las madres para que reconozcan las señales de alimentación, cercanía y comodidad de sus bebés, y se les permita responder de acuerdo con estas señales con una variedad de opciones, durante su estadía en las instalaciones que brindan servicios de maternidad y recién nacidos.
Se debe disuadir a las madres de dar a sus bebés cualquier alimento o líquido que no sea la leche materna a menos que esté médicamente indicado.
*************
Esta es una de varias recomendaciones de la OMS para proteger, promover y apoyar la lactancia materna en las instalaciones que brindan servicios de maternidad y recién nacidos. Se puede encontrar información adicional para el conjunto completo de recomendaciones en "Conjunto completo de recomendaciones" y en la guía, en "Documentos de la OMS" a continuación.
  • Conjunto completo de recomendaciones
  • Bajo peso al nacer: lactancia de bebés con bajo peso al nacer 

  • Alimentación de lactantes con bajo peso al nacer  

  • Cada año nacen más de 20 millones de niños con un peso inferior a 2500 g, el 96% de ellos en países en desarrollo. Estos lactantes con bajo peso al nacer corren un mayor riesgo de morbimortalidad neonatal.

  • El bajo peso al nacer se debe en la mayoría de los casos al parto prematuro, a un tamaño pequeño para la edad gestacional, o a ambos. 
  • Las intervenciones dirigidas a mejorar la alimentación de los lactantes con bajo peso al nacer tienden a mejorar su salud y bienestar inmediatos y a largo plazo, y repercuten considerablemente sobre los niveles de mortalidad neonatal e infantil en la población.
  • La lactancia materna tiene muchos beneficios para la salud de la madre y el niño. La leche materna contiene todos los nutrientes que el niño necesita durante los seis primeros meses de vida. La lactancia materna protege contra la diarrea y las enfermedades comunes de la infancia, como la neumonía, y también puede tener beneficios a largo plazo para la salud de la madre y el niño, como la reducción del riesgo de sobrepeso y obesidad en la infancia y la adolescencia.
  • Los datos indican que si la lactancia materna comienza el primer día de vida produce una reducción significativamente mayor del riesgo de mortalidad neonatal que si comenzara más de 24 horas después del nacimiento.

  • Recomendaciones de la OMS

  • Los lactantes con bajo peso al nacer que sean capaces de mamar han de ser amamantados lo antes posible después del nacimiento, siempre que su estado clínico sea estable, y hay que continuar alimentándolos exclusivamente de esa forma hasta los seis meses de edad.

  • Esta recomendación no se aplica a los lactantes con bajo peso al nacer enfermos o con un peso al nacer inferior a 1,0 kg.
  • Esta recomendación es una de las diversas recomendaciones de la OMS sobre este tema. La serie completa de recomendaciones se puede consultar en las directrices y los documentos de orientación que figuran más adelante en la sección “Documentos de la OMS”.

  • Bajo peso al nacer: el cuidado de la madre canguro para reducir la morbilidad y la mortalidad en recién nacidos de bajo peso al nacer

  • El método de la madre canguro para reducir la morbilidad y la mortalidad y mejorar el crecimiento de los niños con peso bajo al nacer 

  • Cada año nacen más de 20 millones de niños que pesan menos de 2500 g, más del 96% en países en desarrollo. El peso bajo al nacer aumenta el riesgo de morbilidad y mortalidad neonatal.
  • La asistencia médica ordinaria de estas criaturas es cara y exige contar con personal muy cualificado y con una estructura logística permanente. Los datos científicos señalan que el método de la madre canguro representa una alternativa segura y eficaz a dicha asistencia, sobre todo en entornos con pocos recursos, y que puede reducir la morbilidad y la mortalidad de estos niños, además de reforzar el crecimiento y mejorar la lactancia. 
  • El método consiste en:
  • contacto temprano, continuo y prolongado entre la piel de la madre y la del bebé;
  • lactancia materna frecuente y exclusiva;
  • alta hospitalaria en un plazo breve.

  • Recomendaciones de la OMS

  • Recomendaciones de la OMS - en inglés

  • Para más información, véanse las directrices y otros documentos de orientación que figuran más adelante en el apartado «Documentos de la OMS».